Escudo CicloAxarquía Colabora: olinet.es

Crónica

14-mar-2004

Frigiliana

" Un día más, que no es poco "

Con el corazón roto por los terribles acontecimientos en Madrid el pasado día 11, se presentaron en la gasolinera los siguientes compañeros con el convencimiento de que hay que seguir adelante:

  • Juan
  • Pepe
  • Ramón
  • Carlos
  • Rafa

Alfonso se pasó en coche a comentar algunas cosillas en traje de persona. El pobre está en la UVI a causa de un tirón muscular. Le deseamos inmediata recuperación al diseñador que competirá en las pasarelas más importantes de Europa con los modelitos que está preparando para la temporada globera 2004.

El día arrancó perfecto, pero a los pocos minutos se tapó el sol. Además soplaba una brisa a favor que llevó a Pepe y Rafa a marcar unos ritmos entre 28-30 km/h sin dolor. De vez en cuando el bueno de Ramón relevó convenientemente para frenar los ánimos, sobretodo pensando en Carlos que se presentó tras una baja forzosa con el agravante de asistir la noche anterior a una boda y todo.

El pelotón marchaba unido. A veces se cortaba un par de metros por falta de costumbre de rodar a tren, pero en seguida se replegaban de nuevo. A Torre del Mar llegaron en 32 minutos, lo que supone una media bastante superior a la habitual de unos 4-5 minutos. Algunos globeros esperaban un “tiempo muerto” al cruzar el pueblo, pero los semáforos no estaban por la labor de cortar el ritmo y se mostraron todos en verde.

Pasado Lagos asomaron algunos detalles de potencia. Rafa desentumeció las rodillas en una tachuela metiendo el platazo en escalada. Ramón, Pepe y Rafa se encargaron de los relevos. Ramón calentó convenientemente con el 39 vigilando esa rodilla que canta cuando llanea y se calla en las escaladas. El climax del globerismo llegó en la rampa previa a Nerja con disputa de puntos que se llevó en buena lid Carlos con brazos en alto y todo.

Algún globero pensó que la ruta era Maro-Frigiliana, pero se le aclaró que en Nerja tomarían el desvío quedando una etapa muy razonable de 80 km. Rafa estaba con ganas de probar la rampa y mantuvo un ritmo de 20 km/h intentando llevar la inercia hasta donde pudiera sin usar el platillo del 30. Ramón intentó ver la rueda pero la dejó ir ya que dejaba entrever una mala leche de “cuidao”. El resto regularon a su bola pero vigilando las estrategias para ver como quedaban en la línea de meta. Al final llegó Rafa seguido a tres minutos de Ramón, a dos Pepe, a uno Carlos, y a dos Juan.

Algunas gotitas de agua pasajeras mojaron las gafas, pero nada más. La vuelta fue muy dulce. La parada a desayunar sería en Torrox-Costa. Aprovechando el viento a favor, se puso la cosa otra vez cachonda, que tras varias intentonas de montar el tren se plantó en 30-32 km/h con los cinco en perfecta formación.

En Torrox-Costa celebraron el santo de Pepe anticipadamente (próximo 19) y nos deleitó con un desayuno típico de la región. El resto de ruta se hizo con la misma intención de mantener la piña unida. Solamente pasado Benajarafe se organizó otra fiesta cuando un tractor fue adelantado por el grupo y Rafa aprovechó el adelantamiento para ponerse a 40 antes del Coñuelo y mantenerlo intentando que el resto siguieran rueda. En la recta final de Chilches un globero a falta de 50 metros del cruce fue la motivación que necesitaban para ponerse otra vez por encima de 50 engranando el 53x12 sin mucha dificultad con Ramón participando en la fiesta sin parar de pensar en su pierna.

Una vez terminada la etapa pararon a perfilar los detalles de la uniformidad con Alfonso de nuevo de paisano con la carpeta llena de bocetos y colorines.

Cronista: Rafa.

Lazo

"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramoslos ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que les ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse! A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría "te quiero" y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo. Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles "lo siento", "perdóname", "por favor", "gracias" y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan."

Gabriel García Márquez

Grupo amigos ciclistas La Axarquía bicicleta carretera Rincón de la Victoria Torre del Mar Vélez Torre de Benagalbón